Viernes Santo

Si os levantáis temprano, os encontrareis un pueblo fantasma, ya que todo el mundo descansa del esfuerzo de los últimos días y en especial de la última noche. Eso sí, los servicios municipales de limpieza ya se habrán encargado de dejar las calles limpias del movimiento de anoche, pero aún así alguna mujer volverá a barrer la calle delante de su casa y además tirará agua para que quede aún más limpio.

Otros que se levantan pronto, son los encargados de cada misterio i el rector, que a las 10 de la mañana ya estarán a la iglesia para sacar las flores de los misterios, limpiarlos y volverlos a poner a su sitio.