Mañana de Jueves Santo en Verges

La meteorología será la reina de la fiesta, ella hará latear el corazón a toda la gente del pueblo, pero al final siempre se comporta y hace buen tiempo, y es que en Verges nunca llueve el Jueves Santo. Parece que todos los elementos atmosféricos y todas las fuerzas sobrenaturales se unan para que todo el esfuerzo y dedicación de un pueblo tengan la recompensa que se merecen.

Nadie recuerda que la procesión se tuviera que suspender a causa de la lluvia. En 1974 se tuvieron que dar prisa en terminarla, pero no cayó ni una gota hasta que la última imagen entro en la iglesia. Las prisas de aquel año, sirvieron para solicitar una ayuda económica a los estamentos oficiales correspondientes, aunque fue una ayuda pequeña, fue muy bien recibida.

En la plaza mayor ya se colocan las sillas que acogerán al público que asistirá a la representación de la Pasión.

La decoración del escenario es sobria, unas cortinas rojas, coronadas con cinco antorchas encendidas, engalanan la pared donde se pone el tablado, la que corresponde a la torre de planta cuadrada. Los elementos básicos (el trono de Pilat, la mesa de la Santa Cena, etc.) los irán incorporando esta noche en el momento de oscuridad que se hace entre acto y acto.

Esta mañana tampoco os podéis perder la preparación de la «calle de los caracoles» (el carrer dels cargols), esta calle no la encontrareis con este nombre sino con otro «Carrer de l’Orient).

Otra cosa digna de ver es la forma de adornar los cinco misterios (els Pistolets, la Dolorosa, el Natzarè, la Pietat y el St. Cristo).

Todas las imágenes son de una gran belleza, hechas a Olot y tienen un peso que oscila entre los 150 y 200 kilos, por este motivo son transportados sobre ruedas, menos el St. Cristo, que lo lleva un hombre ayudado por dos perchas y la Dolorosa que es levada a peso por cinco mujeres, ocho en total que se irán relevando.

Cada misterio es engalanado en un barrio distinto y de esta labor no se encarga ninguna cofradía como en otros sitios, sino que se encargan los vecinos.

La última actividad que se puede ver durante la mañana es la colocación de las antorchas por las calles que pasará la procesión.